Domingo 12 de Julio, 2020
Redacción / AFP 01 de junio, 2020 | 02:00 AM

Japoneses recuperan el placer de las aguas termales

Con un suspiro de satisfacción, Masazumi Kato se sumerge en una de las bañeras de un balneario en las afueras de Tokio, un ritual que ha estado prohibido durante el estado de emergencia decretado por el nuevo coronavirus.

Estos espacios, llamados "onsen", donde es posible relajarse desnudo en unas grandes bañeras, han reabierto uno tras otro desde el levantamiento gradual de las medidas de lucha contra la propagación del nuevo coronavirus en Japón.

Lea: PSG renueva a Icardi

 

Kato, de 52 años, no está preocupado por contraer la enfermedad y retomó contento su rutina de venir al balneario, a pesar de que es un lugar cerrado y que es imposible llevar una máscara cuando se está en el agua.

"Están tomando precauciones contra el virus", afirma, descansando en un bañera exterior mientras otros hombres, desnudos, se sumergen en otras hasta el cuello.

Yumominosato, establecimiento de cinco niveles con bañeras exteriores e interiores, la mayoría de las cuales son de aguas termales, es un típico ejemplo de estos lugares de vida esenciales para los japoneses, presentes en todo el archipiélago nipón.

Deben usar una máscara fuera de las zonas de baño y desinfectantes para las manos, distribuidos por todo el edificio.

Antes de la pandemia, la institución recibía fácilmente a 1.000 personas en un solo día, explica el gerente, Hiroshi Saito. En los dos primeros días de reapertura, se presentaron 500.

"Por supuesto que el coronavirus no ha desaparecido. La posibilidad de una segunda ola está en todas las mentes. Por lo tanto, hemos reforzado nuestras medidas de higiene para que nuestros clientes puedan realmente relajarse", explica a la AFP.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR