Lunes 06 de Julio, 2020

Empresauriado evasor y convenio “stand by” con el FMI

23 de junio, 2020

Albino Vargas Barrantes

[email protected]

Nuevamente emerge con fuerza el tema de la perversidad del sistema tributario costarricense, su profunda injusticia e inequidad, a propósito de la gestión emprendida por el señor diputado don José María Villalta Flórez-Estrada, quien emplazó al Ministerio de Hacienda para conocer la lista de las empresas catalogadas como Grandes Contribuyentes Nacionales y como Grandes Empresas Territoriales, las cuales declararon CERO IMPUESTOS en sus correspondientes Declaración de Utilidades, para los períodos fiscales 2018 y 2019. Solamente caben dos palabras para calificar la respuesta de dicha entidad ministerial: Escándalo e indignación.

Y, nuevamente, resalta la gran vitalidad política del concepto que hemos acuñado desde este lado de la acera, EMPRESAURIO (así, en mayúscula para resaltarle), y su relación profunda con la naturaleza regresiva del perverso sistema tributario nacional.

Recordemos parte de la definición nuestra de EMPRESAURIO: “Dícese de una persona empresaria (por lo general, del sexo masculino), sumamente adinerada, de negocios multimillonarios, con conexiones políticas al más alto nivel (a veces, son co-gobernantes, de facto), de dudosa reputación tributaria, declarante de ‘cero’ ganancias y/o ‘pérdidas’. Evasor-elusor fiscal…” (https://anep.cr/empresaurios/)

Lea: Mientras sigue la pandemia…

Ahora que se nos está amenazando, como sociedad trabajadora, con la eventual suscripción de un convenio draconiano, “stand by”, con el Fondo Monetario Internacional (FMI), centrado en elevar el impuesto al valor agregado (IVA) y en congelamiento total (preludio de las rebajas salariales, crudas y duras), de los salarios públicos; se impone la imperiosa necesidad de una fuerte resistencia cívica de amplia base, misma que tendría abundantes argumentos para potenciar-obligar a que la clase política gobernante se vaya por otros caminos a fin de enfrentar la crisis fiscal del país que, por más grave que sea, no puede responsabilizarse de la misma al pueblo trabajador.

Al respecto, debemos confesar que las esperanzas son pocas. Sin embargo, ciudadanías activas y en fuerte movilización han puesto en jaque a gobiernos que, descaradamente como los nuestros de las últimas administraciones, ejecutan accionar estratégico en favor del alto corporativismo empresarial, mucho del cual tienen comportamientos de corte empresaurial ya, abiertamente, cínicos y descarados.

La más profunda indignación se apodera de nuestras conciencias al revisar la lista de los Grandes Contribuyentes Nacionales que, en su Declaración de Utilidades reportaron CERO IMPUESTOS en el período fiscal 2018, y encontrar en ella nombres de firmas corporativas de renombre, conocidas ampliamente en sus correspondientes mercados de negocios; e, imposibles de la menor pizca de credibilidad en cuanto a que no tuvieron ganancias como para declarar CERO IMPUESTOS.

Tanto tiempo abordando esta temática de la inenarrable perversidad de un sistema tributario, nos lleva a la contundente conclusión de que su naturaleza regresiva y fraudulenta, es la principal explicación de la profundidad del déficit fiscal que está ahogando al país en estos momentos y que lo tiene al borde de la quiebra y del default (imposibilidad de atender las obligaciones de la deuda pública); esto, por un lado.

Por el otro, una sofisticada red de corrupción, con base legal y/o sin ella, mediante la más vergonzosa colusión de los intereses privados con los públicos, permite que la defraudación fiscal-tributaria llegue a cinismos políticos tan descarados que ni la menor pizca de sonrojo asoma por los máximos niveles del Ministerio de Hacienda, del presente y de los anteriores gobiernos, como para decirle el país este es el abc del adecentamiento tributario que urge la maltrecha Democracia costarricense, en estos momentos históricos en que, pandemia incluida, la desigualdad y la exclusión socioeconómica hace daños de tal magnitud que podrían ser irreparables.
En el entretanto, el empresauriado anidado en los segmentos de Grandes Contribuyentes Nacionales y Grandes Empresas Territoriales, pueden seguir su “fiesta”.

* Secretario General
Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP)



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Alonso (24/06/2020)

Este HP vago, parásito que nunca ha trabajado es un odio que pregona hacia los empresarios nacionales. HP muerto de hambre que si no es por los empresarios se hubiese muerto de hambre porque no tiene los huevos ni las hormonas para ponerse una venta de maní garapiñado y trabajar. Toda una vida guindando de la teta estatal poniendo la mano como un mendigo para no morirse de hambre.

Alberto H. (24/06/2020)

Fran Rodriguez, TE PRINGÓ LA HABLADA, como te quedó el ojo.

Alberto H. (23/06/2020)

Albino NO ES CONTADOR, dice que una empresa no puede DECLARAR CERO UTILIDADES, un bruto opinando sobre lo que no sabe, cualquier empresa puede perder plata en uno o varios períodos fiscales, para los que hemos trabajado en el sector privado pérdidas se pueden dar en cualquier período por diferentes razones, no solo pérdidas, cierres de empresas. Habla de colusión SECTOR PRIVADO Y POLÍTICO, pero la peor COLUSIÓN JAMAS VISTA EN EL PAÍS ES LA COLUSIÓN DE LOS SINDICATOS PÚBLICOS Y POLÍTICOS DE TURNO, QUE SE HAN ROBADO EL ERARIO PÚBLICO CON LAS CONVENCIONES COLECTIVAS. Se han robado todos los impuestos y aportes que el sector privado ha aportado, se lo han robado en pluses, salarios y pensiones millonarios. Políticos de turno y sindicatos públicos son los VERDADEROS LADRONES DE NUESTROS IMPUESTOS, LOS QUE HAN CREADO 380.000 PRIVILEGIADOS PÚBLICOS ESCLAVIZANDO COMO VASALLOS A CINCO MILLONES DE HERMANOS COSTARRICENSES, ESTOS SON LOS VERDADEROS LADRONES QUE LE HAN ENTRADO A SACO ABIERTO AL ERARIO PÚBLICO.