Lunes 13 de Julio, 2020

El acné y los cubrebocas

Mauro Fernández, sexólogo24 de junio, 2020 | 06:09 AM

Los cubrebocas han generado diversos tipos de problemas con la piel, al punto que se calcula que cerca del 80% del personal de salud, en ciertas regiones como en China, han tenido problemas dermatológicos por su uso.  Se han descrito diversas alteraciones entre ellas alergias, irritaciones por roce, cuadros de acné, dermatitis, entre otros.

Particularmente el cubrebocas puede generar un cuadro llamado acné por roce, que inicialmente fue descrito en los jugadores de fútbol americano por el uso de los cascos. Ese mismo efecto puede suceder con los cubrebocas, y puede empeorar los cuadros de acné preexistentes, reactivar aquellos que estaban superados y también generar nuevos cuadros.

Lea: El divorcio: Un paso a la sensatez

Por eso los dermatólogos recomiendan en estos casos el uso de cubrebocas de algodón. Además, si la temperatura del área laboral es muy elevada es recomendable cambiarlo cada cuatro horas, es decir, contar con al menos dos cubrebocas para uso diario y si se moja antes de esas cuatro horas cambiarlo. Una vez retirado el cubrebocas se debe lavar con abundante agua y jabón y utilizarlo hasta que esté totalmente seco.

Suele resultar útil el uso de un limpiador suave que no contenga jabón, así como el uso de un humectante ligero sin fragancia, el cual además disminuye la abrasión que produce el roce. En general se recomienda utilizar la menor cantidad de productos para la piel, con el fin de evitar la posibilidad de que suceda una irritación química. De igual manera, es importante dejar el maquillaje y otros cosméticos hasta que se haya superado totalmente el cuadro.

Algunas veces el acné se confunde con cuadros de dermatitis por contacto que producen brote ardoroso o que genera picazón, que suelen provocarse por el contacto con los colorantes, las partes metálicas, la goma de ciertas mascarillas, y de algunos tejidos que al lavarlos pueden liberar sustancias irritantes como el formaldehido.

Por eso si el brote persiste, genera molestias o deja de ser leve es mejor consultar con el dermatólogo cuanto antes para corroborar el diagnóstico e instaurar un tratamiento específico.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR