Lunes 06 de Julio, 2020

Verdadera comunidad

Reflexiones.

24 de junio, 2020

Juan Luis Mendoza

[email protected]

Tratamos de la comunidad como forma de relación interpersonal y en ella de la influencia que ha de ejercerse en lo que concierne a la superación de las personas. Lo contrario que ocurre, por ejemplo, en la relación de masas. Se trata de una influencia desde la humildad, el respeto, el desinterés, despojada de todo amor propio y egoísmo. Ha de ser una influencia recíproca que beneficie a todos los integrantes de una comunidad, que libere y enriquezca.

En todo caso, no es tanto lo que se aporta sino el ser mismo del que aporta; no es no lo que se da, sino el darse. Afirma Ignace Lepp que “el vínculo verdadero de la comunión existencial se halla en lo que hay de verdaderamente personal e irremplazable en cada ‘él’. La riqueza y el valor específico de la comunidad radica justamente en lo que cada uno de sus miembros apunta como único”. Y todo ello dentro de la diversidad de pensamientos, convicciones y aspiraciones, que hace a las personas diferentes, ellas mismas. Ese es precisamente el fin de una auténtica comunidad.

Lea: Mientras sigue la pandemia…

Incluyo aquí la experiencia vivida por nuestro autor por varios años, semejante a otra conocida por mí en Argentina y de nombre “Cristianos siglo primero”, en alusión a aquella primitiva comunidad que describe san Lucas en el libro de los Hechos de los apóstoles, capítulo 2, versículos del 42 al 47, marcada por una espiritualidad eminentemente cristiana de esos años. El caso de nuestro autor es así: “Una de las realizaciones comunitarias más auténticas que me ha sido dado conocer de cerca, llamaba la atención de los de afuera y los maravillaba no tanto por la cohesión de sus miembros (era bien pequeña) cuanto precisamente por la extrema diversidad de éstos. Científicos y literatos, gente de derecha y de izquierda, artistas y hombres de negocios, formaban parte de ella con idéntico entusiasmo y en ella encontraban una valorización idéntica de su existencia”.

Note esto: “Lo que entre todos había de común era un mismo amor ferviente del Señor: todos depositaban entre sus manos los dones, ideas y ambiciones de cada uno y de sus manos recibían lo que aportaban a los demás”. Y concluye: “Esta experiencia, que duró varios años, me ha convencido de la unidad metafísica del género humano más que cuanto pudieran hacerlo los tratados eruditos sobre el tema leídos con anterioridad o posteridad”.

Más allá de ciertas amistades románticas, exaltadas en cierta literatura, en la comunidad se impone el compromiso de cada integrante en orden al otro, lo que no se nos da como algo acabado, perfecto. “Es un devenir, advierte Lepp, y en ese devenir comunican las existencias”. Y esto porque se trata de una realidad humana, no material sino espiritual, y de ahí la acción interior que implica a cada sujeto activo a su propio desarrollo en que consiste el verdadero existir. Aquello de Descartes pero en estos términos: “Actúo, luego existo”. Y esto en relación de unos con otros, en comunidad, por la sencilla razón de que, como lo advierte el mismo Lepp, “trátese de relaciones de lucha, de solidaridad o de comunión entre los hombres, todas ellas se sitúan en el terreno de la acción, único donde los hombres pueden encontrarse”.

Sigo con el tema, Dios mediante, otro día.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

EL LOBO (26/06/2020)

Es la verdad! para communidad es necesario vivir como de ser , no como una vision politica con fuentes como miedo o orgullo.

Call girls in Dubai (25/06/2020)

Your post is so wonderful and really very informative .I really appreciate thanks for sharing keep it up i visit again your website.

Dubai Escorts (25/06/2020)

Excellent article and very interesting written! I like your blog and I read it every day. Thanks for sharing this with us.