Jueves 13 de Agosto, 2020

La pandemia del Covid-19: un fenómeno global reflector de singulares antagonismos

23 de julio, 2020

Sergio Araya / Politólogo

[email protected]

En medio de la pandemia, los países siguen encarando múltiples problemas y desafíos. Algunos de orden estructural, otros de carácter coyuntural, surgidos antes de aquella, pero magnificados por su presencia.

La dimensión sanitaria conlleva a su vez impactos en las restantes aristas del quehacer humano; estos a su vez son ampliados o amortiguados en función del modelo de gestión de la primera, adoptado por cada autoridad nacional.

La realidad de una cepa desconocida de coronavirus, causante de la enfermedad capaz de arrodillar a la humanidad entera, trastocando sus dinámicas cotidianas de forma tal, que ya se interioriza en el imaginario colectivo la emergencia de una nueva normalidad post pandemia, evidencia desde su génesis una constante transversal en la praxis reproducida alrededor del orbe: la incertidumbre y la sujeción casi irrestricta, como pocas veces habíase observado, al “tanto y error”.

Lea: El amor

Ante ausencia de certezas, opacidad en la acción y dudas en torno a plazos y destino, aspectos todos causantes de ansiedad e inseguridad en la mente del ser humano singular y de tensión, preocupación y crispación en los conglomerados sociales, se entretejen múltiples dinámicas generadoras de sus propias problemáticas, muchas con la capacidad de distraer la atención mediática, y por ende ciudadana, de los problemas centrales, en este caso, los inherentes directamente a los efectos de la pandemia.

Lo antes esbozado tiende a reiterarse en distintos escenarios geográficos, sin importar especificidades doctrinarias, tipología de régimen político, rasgos socioculturales, lengua, composición étnica o estadio de desarrollo.

Empero, la mayor o menor hondura provocada por un complejo entorno de entrada, lo producen factores adicionales y no necesariamente, vinculados a la pandemia en sí. Antes bien, tal y como en el caso de algunos problemas arrastrados desde tiempo atrás, incluso enraizados en el ADN del respectivo sistema político y socioeconómico, el Covid-19 y sus efectos, se ven magnificados por la crisis central, sea en términos positivos o negativos, según corresponda.

Sociedades fracturadas, con regímenes políticos inestables, liderazgos populistas con ribetes autoritarios, y débil cultura política de su ciudadanía han observado un crecimiento exponencial de sus contradicciones y han escalonado a niveles de potencial desestabilización sus históricos conflictos.

Sociedades con alta cohesión social y económica, sólido marco jurídico-institucional político y elevada adherencia ciudadana al sistema político, por el contrario, si bien no escapan a los riesgos comunes inherentes a la pandemia, citados en párrafos precedentes, marcan contundente diferencia en términos de abordaje de la crisis producida por la presencia del SARS-CoV-2 en su territorio.

Caracterizan su actuar por la preeminencia de la mayor claridad conceptual y procesal posible, en medio de un entorno donde prima lo contrario. Sobreponen al escenario impregnado de interrogantes sin respuesta, una praxis coherente y transparente, generadora de la confianza requerida para producir adherencia ciudadana y legitimidad política, elementos vitales para resguardar la armonía social, indispensable para la sostenibilidad de una efectiva convivencia pacífica de los miembros del cuerpo social.

Por el contrario, cuando se suman: problemas de magnitudes inéditas + impericia en la gestión de los efectos producidos por aquellos + comunicación errática, burda, chusca y visiblemente falaz a cargo de autoridades públicas + propuestas de solución a los problemas caracterizados por su endeblez, polarización y evidente improvisación en su concepción, genera el efecto opuesto: una tendencia a la desconfianza y a la pérdida progresiva de credibilidad, tendiente a propiciar espacios de mayor confrontación y crispación sociopolítica, con un desenlace peligroso para la estabilidad misma de la institucionalidad política y social vigente.

¿En cuál de los antagónicos escenarios delineados se visualiza Costa Rica?

*Politólogo



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

desksta (23/07/2020)

You completed a few fine points there. I did a search on the subject and found nearly all persons will go along with with your blog.