Viernes 07 de Agosto, 2020

La voz del político auténtico

23 de julio, 2020

Esteban J. Beltrán Ulate

[email protected]

¿Qué sucede con las personas que son capaces de odiar y amar al mismo político en diversos momentos de su discurso? ¿Por qué hay políticos que logran enamorar y semanas después alejar a las personas? Son muchos los factores, internos y externos al político, sin embargo, quisiera enfocar el siguiente texto en uno de ellos: “representatividad”.

La democracia es un lugar de tensiones que busca la concordia, de modo que una democracia bien lograda es algo así como un arpa bien afinada, donde la diferente tensión de las cuerdas posibilita un instrumento idóneo para la armonía. Así pues, la democracia es donde la diversidad de la ciudadanía elige de manera “libre” individuos que pertenecen a partidos políticos con una “ideología” definida, y a partir de un “un plan de gobierno” ejecutan una tarea a corto, mediano o largo plazo.

Sin embargo, algunos de los presupuestos anteriores resultan problemáticos, veamos tres de los problemas: en primer lugar la “elección libre”, ya que muchas veces las elecciones son sobre figuras previamente elegidas por grupos determinados, otro de los problemas es el de la “ideología definida” ya que la historia nos ha demostrado la existencia de camaleones ideológicos que saltan de partido en partido, y finalmente el mentado plan de gobierno muchas veces suele ser una “vaina vacía”, pues una vez elegido es puestos de poder viven del día a día, como un “apagaincendios” con pistola de agua.

Lea: La pandemia del Covid-19: un fenómeno global reflector de singulares antagonismos

Por tal razón, encontramos muchos políticos (no todos) que viven del día a día, donde sus discursos resultan separados de las realidades de las comunidades, y donde una que otra vez aparece una singularidad que permite la identificación del pueblo con el discurso político, es algo terrible, es como si la persona de “a pie” entre la maraña de palabras de los diferentes políticos tuviera que atisbar en qué momento aparece algo que le resulta cercano. El pueblo que escucha a los políticos parece más al tipo que juega al azar y espera que en una de tantas algo sea favorable.
 
Lamentablemente, esta deformada condición de la democracia ha llegado a “normalizarse”, en otras palabras, se hizo callo, y la gente de “a pie” se acostumbró al callo político. Pero un momento, sacudámonos el polvo de las sandalias, esto no puede seguir así. En la democracia auténtica la representatividad debe ser la norma, el político no es un ser aislado de la realidad sino un emisario del pueblo, en sus diferentes facetas.

El pueblo quiere que sus palabras se vean encarnadas en la voz del político, porque el político no es un “él”, el político auténtico es un “nosotros”. El político es solamente un “representante”, es la voz, mientras que el pueblo destaca como la palabra viva. No podemos seguir tolerando que los políticos sean un espejo de ellos mismos en los puestos de representación popular, el político auténtico debe ser fiel a representar al pueblo que lo eligió como vocero.

Un político auténtico nunca estará solo cuando hable, porque su voz es la unión de muchas voces, cuando el político auténtico habla son las palabras del pueblo que representa, cuando el político auténtico grita es el eco de los gritos del pueblo que así demanda, cuando el político auténtico clama por justicia es porque el pueblo que lo ha puesto ahí sabe que es posible transformar la sociedad.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

el lobo (24/07/2020)

Si, tal vez no hay un politico autentico . Amistad autentico y generosidad del espiritu pueden ganar la batalla contra El Diablo

NICOLE (23/07/2020)

¡ POLÍTICO AUTENTICO ! , que utopía de muchacho, tienes que madurar mas para entender lo que ha sido la política y los políticos a través de la historia humana.

Alberto H. (23/07/2020)

¡ El artículista esta muy joven para entender al tico o por lo menos una mayoría !, el tico es bastante ignorante en política, cada cuatro años ESPERA UN MESÍAS, UN SALVADOR DE SU ECONOMÍA, UN MAJE QUE LE RESUELVA TODOS SUS PROBLEMAS. En febrero va y vota contento, en mayo espera el ascenso al poder del mesías, espera en su casa la llegada de este mesías REGALÓN, espera un camión que pare todos los meses frente a su casa, con un saco de comedera para el mes, un cheque para pagar los servicios, una caja de birras, una hamaca para ver la champions y que le llenen el formulario de bono de vivienda, bono avancemos etc, etc. ¿ PORQUE DIGO ESTO ?, pues porque este tico que voto contento en febrero, esperó el mesías en mayo, cuando llega agosto y hay encuestas habla LAS PEORES BARRABASADAS DEL PRESIDENTE Y SU GOBIERNO, CON APENAS TRES MESES DE LLEGAR AL PODER.