Sábado 21 de Setiembre, 2019

París se deleitará con "Café Tico"

Johel Solano Castillo 15 de setiembre, 2014 | 12:33 PM

El aroma del café costarricense seducirá a los franceses del 14 de setiembre al 30 de octubre. Esta vez lo hará por medio del arte y la exposición de la colección denominada “Café Tico”, la cual se presentará en el centro cultural Caféothèque.

Las representaciones buscan ejemplificar la tradición, magia y las vivencias que porta el café costarricense a través de una muestra compuesta por más de 20 fotografías de siete artistas nacionales.

“Se escogieron los trabajos que pudieran contar una historia y se adaptarán a nuestro espacio cultural. La Caféothèque, como espacio dedicado a los cafés del mundo, se ha vuelto un “carrefour” cultural del mundo cafetero. Más allá del grano, seleccionamos las obras que pudieran aproximarnos al aspecto social y convivial del café: cómo y en qué se prepara, cómo se sirve, en qué se bebe, cómo se comparte un café en Costa Rica”, explicó Christina Chirouze, gestora de Proyectos Culturales y curadora de la iniciativa.

En esta propuesta, participaron más de 100 trabajos durante 5 meses, por intermedio de La Asociación de Costarricenses en Francia, y las asociaciones culturales Dos Mares y L’Attitude Cafeto.

Según los propulsores, la exposición abordará temáticas que van desde el recuerdo, la memoria, la reproducibilidad de la obra, el espacio íntimo y mental, entre otros.

“Es una propuesta visual y conceptual que se inscribe dentro las creaciones artísticas de nuestros tiempos. Es la primera vez que un proyecto fotográfico costarricense de esta índole, utilizando el café como referencia, se presenta en París”, aseveró Ronald Reyes, artista y director de Dos Mares.

De igual manera, Silvia Espinoza de la Asociación de Costarricenses en Francia aseguró que “Café Tico” va más allá de una exposición fotográfica.

Entre los participantes, se cuenta con la presencia del artista plástico Mario Fonseca, quien perfiló su trabajo con la representación metafórica del poder económico, político y social que aportó el desarrollo de este grano a partir del siglo XIX hasta finales del XX, y su influencia en la creación de una identidad cafetera costarricense.

Por su parte, Ana Kristina Pérez enfocó su labor en la arqueología de vestigios arquitectónicos ligados a la memoria colectiva de Santo Domingo de Heredia y Sofía Ortiz proyectó una visión poética del cafetal en época de cosechas.

Además, Leonardo Jiménez cuestiona la reproducibilidad de la obra en torno al valor cultural del grano; Daniela Castro buscó la abstracción a manera de espacio mental; Christopher Alpízar hace una relación tipológica de la acción de beber el café con el espacio de donde proviene, por lo que plantea un juego; y William Cordero retrata uno de los instantes en el que nace el café: el popular chorreador.

 


VEA MÁS