Viernes 24 de Marzo, 2017

 

 En días recientes hemos escuchado mucho acerca de las personas trans y los diferentes sustantivos que se han utilizado para llamarlas: travestis, transexuales, transgénero, etc.; pero, ¿usted sabe quiénes son las personas trans?

Antes de responder esa pregunta, hagamos un ejercicio: imagine un contexto donde usted no puede ser quien usted es actualmente, está obligada a ser otra persona y adoptar todo lo referente a ella: el nombre, la manera de comportarse, sus tareas, etc., en pocas palabras: tener que vivir a diario con otra identidad que no le es propia; y de no hacerlo, recibir el señalamiento, el odio, el rechazo y hasta el asco de la mayoría de personas; ¿le parece agradable?

En principio, las personas trans son eso: personas, que se enfrentan a esta sociedad; una que es tan violenta como la anteriormente descrita; que intenta imponerles una identidad diferente a la que realmente poseen. Son personas a las que se les enseñó a ser femeninas, pero que en realidad son masculinas; personas a las que se les impuso que son hombres, pero que en realidad son mujeres; y muchos otros ejemplos.

Personas, ante todo eso, que se enfrentan a una Costa Rica “pacífica” –pero machista, religiosa, discriminatoria, etc.– que reconoce como personas únicamente a aquellas que encajan dentro de un perfil muy delimitado que posee requisitos de sexo y género específicos: son ciudadanas solamente aquellas personas que son hombres o mujeres con genitales que les respalde como tal; usted es hombre si posee un pene y testículos (o al menos pene); y será mujer si tiene una vulva.

Nuestra sociedad no solo establece como norma la existencia de únicamente dos sexos: hombre y mujer (cuando la realidad científica es más variada por ejemplo); sino que además valida la existencia de solo dos géneros, uno para cada sexo: hombre-masculino y mujer-femenino; aún y cuando existen sociedades en el mundo que poseen más géneros, desde tres y hasta cinco variaciones. Este enlace sexo-género, provoca además especificaciones sobre cómo se tiene que ser, de qué forma manifestarlo, qué papeles y actitudes se le permite tener y demás delimitaciones sociales.

Las personas trans son aquellas que se enfrentan a un contexto social e histórico determinado, donde se tiene como norma especificaciones acerca del sexo-género que las personas deben poseer; y, al no encajar con dichos parámetros insuficientes, se ven en la obligación de tener que reconstruir opciones pertinentes a sus identidades para su realización personal.

Lo lamentable es que nuestra sociedad, al establecer la anterior descripción sexo-género como estatuto, recrea contextos de discriminación y violencia para aquellas personas que no se apegan a tales reglas. Esto hace que las personas trans no solo sean esas que reconstruyen su identidad (de sexo y/o género), sino que además podríamos decir que son aquellas que pagan con cuotas de irrespeto a sus derechos y sus libertades fundamentales la coherencia y la valentía que deviene de dicho proceso de superación, de lo tradicional hacia la configuración de nuevas formas de ser y de vivir.

Cerca se encuentra el 17 de mayo, “Día Nacional contra la Homofobia, Lesbofobia y Transfobia”; y desde el Centro de Investigación y Promoción para América Central de Derechos Humanos – CIPAC; le invitamos a reflexionar sobre lo siguiente: “todas las personas tenemos derechos simplemente por el hecho de ser personas”, sean cuales sean sus orientaciones sexuales o identidades de género y/o sexo”.



VEA MÁS