Lunes 10 de Agosto, 2020

Iglesia sobre gay que no podía ser padrino: "Solucionamos un problemita"

Sharon Cascante 25 de febrero, 2016 | 01:44 PM

El conflicto que se originó entre la Iglesia Católica y el joven Jeffry Ulate porque no se le autorizó a bautizar a la hija de su prima debido a supuesta discriminación por ser homosexual llegó a su fin después de que el fin de semana anterior lograra efectuar su cometido.

Tras una reunión con el obispo de Alajuela, monseñor Ángel San Casimiro, Ulate expuso su punto, se logró llegar a un acuerdo debido a que el sacerdote logró confirmar las creencias religiosas del joven.

“Nosotros efectivamente no tuvimos más que una reunión donde yo, con todo el cariño, lo escuché tanto a él como a la mamá de la niña y observé algo muy importante, y es que el padre de San Joaquín jamás tomó una decisión por la tendencia que el muchacho puede tener, el párroco simplemente toma la decisión por las informaciones que le han llegado acerca de su condición en cuanto a su fe con la Iglesia y a sus creencias en Dios, esas informaciones le hacen tomar esa postura”, comentó Monseñor.

La reunión se realizó en la casa de Monseñor San Casimiro, en ella el joven le explicó al Obispo cómo es su vida religiosa, su vida de fe, datos con los que el sacerdote determinó que se trataba de un joven que en algún momento tuvo una etapa en que se decía ateo, pero que no era así.

“El muchacho me explica perfectamente cómo es su vida religiosa, su vida de fe y yo lo veo pues como otro joven. En su vida de fe probablemente el muchacho, como todos los jóvenes, hubiera podido tener una etapa en las que brilla el declararse un poquito ateo, pero las expresiones que tuvo conmigo y la forma de explicarse, pues realmente primero muy respetuoso, muy sentidas y muy apegadas efectivamente a su fe”, confirmó Monseñor.

Estas explicaciones apegadas a la fe motivaron al Obispo a permitirle ser el padrino de la niña, aunque siempre respetado la decisión que el Párroco de San Joaquín había tomado, pues fue basada en informaciones que manejaron.

“Yo también, por las informaciones que vi de boca del muchacho, me pareció inconciencia y más en el Año de la Misericordia, no acogerlo precisamente para que apadrinara a la criatura de esta muchacha”, agregó.

“Ya ese asunto de verdad se arregló muy bien, en franca armonía y esto lo que nos tiene que dar a todos es una lección para que las cosas que vamos a realizar las hagamos siempre a conciencia, pero quiero destacar que no es cierto que el padre de San Joaquín actuara por la tendencia sexual que él puede tener. La Iglesia, ni en el padre, ni en nadie, jamás habrá discriminación en contra de nadie y menos por su tendencia”, comentó.

Para Monseñor, además se debe tratar el asunto con una persona sin importar su tendencia sexual, por ello señala que merece todo el respeto.

Para él lo que lograron es lo más importante, “solucionamos un problemita, y que el muchacho y la muchacha quedaran contentos”.



VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR