Jueves 14 de Diciembre, 2017

¿Cómo debe ser mi alimentación si presento hígado graso?

Silvia Garita, nutricionista04 de noviembre, 2016 | 05:06 AM

El hígado graso también se le conoce como esteatosis hepática y es una acumulación de grasa (ácidos grasos y triglicéridos) en las células del hígado. Se asocia con el sobrepeso/obesidad, diabetes, consumo de alcohol y triglicéridos o colesterol elevados.

Esta enfermedad afecta más a mujeres que a hombres. Existe la esteatosis alcohólica relacionada con el consumo de alcohol y la esteatosis no alcohólica.

¿Qué lo produce?

El hígado graso es causado por comer más calorías de las que su cuerpo necesita. Estas calorías en exceso se convierten en grasa y se acumulan en el hígado. Otros mecanismos que pueden afectar esta enfermedad son la resistencia a la insulina, estrés oxidativo y liberación de citoquinas (proteínas que regulan la función de las células que las producen).

Las personas con hígado graso generalmente no tienen síntomas, sin embargo, algunos pueden ser fatiga crónica, dolor en la parte superior derecha del abdomen, malestar general y sensación de pesadez después de las comidas.
Si el hígado graso no se trata puede convertirse en cirrosis.

¿Qué alimentación debe llevar una persona que sufre este mal?

Las personas deben seguir una dieta adecuada y acorde con sus necesidades individuales. Si la persona debe perder peso, pues la dieta debe ser baja en calorías y balanceada.

Además se recomienda aumentar el consumo de fibra, reducir el consumo de azúcares y las grasas saturadas, aumentar el consumo de los ácidos grasos omega-3 y suprimir cualquier tipo de bebida alcohólica.

•    Más fibra: la fibra retrasa el vaciamiento gástrico. Esto provoca una gran sensación de saciedad que contribuye a controlar el apetito.

Además, la fibra limita el incremento del azúcar en la sangre tras las comidas y ayuda a controlar la resistencia a la insulina, habitual en las personas que presentan hígado graso. Asimismo, la fibra contribuye a disminuir el nivel de colesterol en la sangre.

Recomendaciones: Consumir alimentos fuente de fibra como avena, arroz integral y quinoa. Incluir de 2-3 veces por semana leguminosas (frijoles, garbanzos y lentejas) en su dieta. Aumente el consumo de vegetales y frutas con cáscara, estopa o semillas, ya que son fuente de fibra.

Lea: Aprenda a preparar galletas saludables con chips de chocolate

•    Evite los azúcares: una alimentación rica en azúcares  disminuye la sensibilidad a la insulina y aumenta el nivel plasmático de triglicéridos y ácidos grasos libres, lo cual conduce a esteatosis hepática. Estos azúcares se concentran de forma mayoritaria en el propio azúcar usado para endulzar o en aditivos edulcorantes (como jarabe de maíz o fructosa) que se añaden a alimentos dulces procesados (repostería, postres, gaseosas, confites, refrescos embotellados, etc.)

Recomendaciones: Evite el consumo de alimentos con alto contenido de azúcar. Como endulzante se puede utilizar la stevia, la cual no contiene calorías.

•    Menos grasas poco saludables: un exceso en el consumo de grasas dificulta el metabolismo de los lípidos, con el consiguiente aumento de la concentración plasmática de enzimas hepáticas y de ácidos grasos libres, lo que favorece la acumulación de grasa en el hígado (esteatosis) y la progresión del hígado graso. Asimismo, el consumo en exceso de grasas saturadas y de grasas trans  aumenta el riesgo cardiovascular, un aspecto que se debe prevenir si se padece esta patología hepática.

Recomendaciones: Consuma en una cantidad adecuada alimentos fuente de grasa monoinsaturada como el aceite de oliva extra virgen, aguacate y semillas secas. Aumente el consumo de omega 3 en su dieta, incluyendo linaza molida, semillas de chia y pescados azules como el atún y el salmón. Evite el consumo de grasas saturadas como los lácteos altos en grasa, la manteca, frituras, reposterías y carnes con alto contenido de grasa.

•    Nada de alcohol: el alcohol es perjudicial para el hígado, sobre todo cuando está dañado por la inflamación y la acumulación de grasa.

Recomendaciones: eliminar el consumo de todo tipo de bebidas alcohólicas, incluidas las de bajo contenido alcohólico, como la cerveza, el vino, la sidra, etc.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR