Viernes 20 de Octubre, 2017

¿Qué le pasa a nuestro sistema digestivo cuando comemos de más?

Silvia Garita, nutricionista08 de octubre, 2017 | 05:31 AM

El organismo tiene diversos mecanismos para decir: ‘estoy lleno, gracias’. Sin embargo, muchas veces ignoramos dichas sensaciones físicas por diversas razones, ya sea comer por ansiedad, comer por compromiso o simplemente seguir disfrutando el placer de comer.

¿Qué pasa entonces a nivel de química corporal cuando decido ignorar estas señales?

Cuando el cuerpo siente la necesidad de ingerir algún alimento, automáticamente se libera una hormona llamada grelina, la cual es la encargada de regular el apetito, así como el peso corporal.

En cuanto se da el primer bocado, la saliva y sus enzimas comienzan el proceso de descomposición de la comida. Al llegar al estómago, aparece el ácido clorhídrico para continuar el trabajo que la saliva empezó.

Descomponer los alimentos significa que ese almuerzo, por ejemplo, debe transformarse en pequeñas moléculas que puedan ser absorbidas por el cuerpo para así darle energía para sus actividades.

Lea: Batidos vs. jugos: ¿Cuál es la diferencia?

Pero cuando comemos mucho más, se rebasa la capacidad del estómago, que en promedio puede almacenar entre 3 y 4 litros. Si hay mucho alimento que digerir, en automático este envía la señal de producir más ácido clorhídrico, lo que puede llegar a irritar tanto el estómago como el esófago, produciendo gastritis o problemas de reflujo. Y no solo eso, al ir más allá de su capacidad, este genera presión en los órganos adyacentes. De ahí la sensación de malestar generalizado en el área abdominal.

Si aún así decide ignorar las señales, aparece la leptina para decirle: ‘¡deje de comer!’. Si además se ingirió un alimento hipercalórico, los intestinos liberan una hormona llamada ‘péptido pancreático’, que al llegar al cerebro se mezcla con una proteína para producir la sensación de saciedad.

Este es el gran trabajo que se genera en su cuerpo para que coma solo las porciones necesarias, y aun así no lo hacemos. El acto de comer debe ser placentero para nosotros mismos, pero también para nuestro organismo, es un momento en el que vamos a brindarle al cuerpo los nutrientes que necesita para cumplir con todas sus funciones.

Debemos ser mucho más conscientes a la hora de comer, respetar las señales de saciedad y brindarle a nuestro organismo solo los alimentos que sabemos que nos sientan bien y nos hacen sentir saludables.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR