Viernes 21 de Julio, 2017

¿Qué es y cómo afecta la leishmaniasis a mi perro?

Redacción y EFE16 de julio, 2017 | 04:35 AM

Diversidad y complejidad son dos características de la leishmaniasis, según indica Mar Noguerol, miembro de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. Se trata de una enfermedad infecciosa de carácter parasitario que es producida por un protozoo del género leishmania.

Este puede infectar a una gran cantidad de mamíferos y reproducirse en su interior, aunque en nuestro medio el reservorio tradicional es el perro, explicó. Ellos también pueden enfermar e incluso morir a causa de la leishmaniasis.

Lea: ¿Cuánta agua debe tomar un perro diariamente?

Sin embargo, los canes no contagian la enfermedad directamente ni a otros animales ni a las personas. Para que esto ocurra es imprescindible la participación del mosquito que actúa como vector, señalaron los especialistas del Colegio de Veterinarios de Madrid, España.

La leishmaniasis se transmite a través de las picaduras de la hembra del flebótomo o mosca de la arena, si este insecto picó previamente a un animal infectado. El propio hombre también actúa como reservorio, pero sin la intervención del flebótomo no puede contagiar a otra persona.

Algunos síntomas son fiebre y pérdida de peso.

“El protozoo cambia de forma en el tubo digestivo del vector y pasa al huésped humano en sucesivas picaduras. Puede permanecer en la piel y causar las formas cutáneas de la enfermedad o bien puede pasar a la circulación general y dar lugar a la leishmaniasis visceral”, comentó la doctora Noguerol.

Pero también existe “una infección latente sin enfermedad clínicamente manifiesta. De hecho, la mayoría de las personas que son picadas por un mosquito infectado no tienen ningún síntoma ya que sus defensas eliminan el parásito”, precisó.

En este sentido, los expertos del Portal de Salud de la Comunidad de Madrid indican que, aunque “todas las personas corren el riesgo de contraer la infección si viven en una zona endémica, los pacientes con problemas de inmunidad tienen más probabilidad de desarrollar la enfermedad”.

Las dos formas clínicas que produce la leishmania infantum son la leishmaniasis cutánea y la visceral, señaló Noguerol. La primera origina lesiones en la piel mientras que la visceral afecta a varios órganos internos, que generalmente son el bazo, el hígado y la médula ósea.

Según describe la especialista, generalmente los síntomas son fiebre y pérdida de peso, acompañados por un aumento del tamaño del hígado y del bazo. Asimismo, los análisis de sangre suelen mostrar anemia y un número bajo tanto de leucocitos como de plaquetas.

No obstante, a veces la única manifestación que podemos encontrar es la inflamación de algún ganglio, aclara. Si nota dichos síntomas, no lo piense dos veces para llevar a su mascota al veterinario.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR