Domingo 20 de Octubre, 2019

Los aciertos y desaciertos de Luis Guillermo Solís en 2016

Greivin Granados31 de diciembre, 2016 | 09:31 PM

El 2016 fue un año sumamente ajetreado para el Gobierno de Luis Guillermo Solís, lo cual le provocó algunos aciertos y desaciertos.

Desde los viajes al exterior, encuestas por percepciones negativas de la población y la atención por el huracán Otto marcaron la agenda del Mandatario a lo largo del año que terminó.

Analistas políticos consultados por La Prensa Libre realizaron una valoración sobre lo que dejó para el país el accionar de Luis Guillermo Solís a lo largo de este año.

Sergio Araya, analista político, indicó que a lo largo de este año pesó la descoordinación y la falta de comunicación entre los cuerpos políticos en la atención de la agenda.

“Son más los desaciertos que los aciertos. Diría que en momentos de crisis sí se mostró un liderazgo importante, un liderazgo efectivo, se mostró una capacidad de coordinación, y capacidad de comunicación fluida y coherente, y que no se logró liderar en otros temas que no necesariamente han sido gestionado al calor de una crisis.

En los temas de la agenda cotidiana, lo positivo en el manejo de la crisis, brilla por su ausencia”, destacó el especialista.

Lea: ¿Le clonaron la tarjeta en el cajero automático? Siga estos pasos

Vladimir de La Cruz, politólogo, señaló que en el escenario político hay desconfianza e incertidumbre por la conducción del Gobierno.

“Ningún sector político, empresarial ni social siente que haya una buena conducción del país. No hay certeza en el destino, no hay certeza en la ruta, no hay certeza de los objetivos de los cuatro años del Gobierno”, señaló.

De La Cruz aseguró que producto de este escenario, los partidos y sectores sienten que el Gobierno se acabó en dos años, por lo que desde la segunda mitad de este año, dio comienzo a la precampaña política.

ACIERTOS

Atención de la emergencia huracán Otto:

La atención a la emergencia provocada por el huracán Otto mantuvo en vilo a Luis Guillermo Solís durante finales de noviembre e inicios de diciembre.

Para los politólogos, la acción del Gobierno de Solís y la rápida respuesta que tuvo el Poder Ejecutivo en la preparación y en el momento en que pasó el huracán Otto por Costa Rica fue el principal acierto de la Administración.

El 21 de noviembre, Solís convocó a una conferencia de prensa urgente en la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) para indicar el peligro de Otto para el territorio nacional y ordenó la evacuación inmediata de las poblaciones del Caribe y de la Zona Norte, las cuales tenían mayores exposiciones al peligro.

Días después, declaró emergencia nacional y dio asueto a lo largo de los días en los que el fenómeno natural pasaría por Costa Rica.

La Prensa Libre hizo un sondeo en diciembre para escoger al personaje del año y las razones por las que tendría mención ese mérito. Los cibernautas eligieron a Solís como el ganador por la atención de Otto.

A su paso del huracán Otto en el país, 10 personas fallecieron, 6 de las cuales fueron en Upala, la zona más afectada, y 4, en el cantón de Bagaces en Guanacaste.

Reducción de la pobreza

9.700 personas salieron de la pobreza extrema en un año, según datos del INEC.

El 26 de octubre del 2016, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) presentó los resultados de la Encuesta Nacional de Hogares, estudio que mide el comportamiento de la pobreza y las condiciones sociales del país.

Este año, 9.700 familias lograron salir de la pobreza extrema. El Gobierno lo atribuyó a los programas que ayudan a las familias que realmente necesitan mejorar sus condiciones de vida, por ejemplo, Puente al Desarrollo.

La pobreza extrema pasó de 104.712 hogares en 2015 a 95.004 este año, lo que representa una reducción del 1,2 %.

Con respecto a la pobreza básica, el indicador tuvo un cambio de 306.854 hogares a 318.421, lo cual corresponde a una baja del 0,8 %.

Los analistas rescataron como un logro la acción realizada por el Presidente Solís, la vicepresidenta de la República, Ana Helena Chacón, y el Presidente del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), Emilio Arias.

Los analistas aseguraron que, si bien la labor fue realizada por la Administración, esta le podría servir a Solís para  mejorar su imagen.

Atención de la crisis migratoria

El 12 de enero del 2016, un grupo de cubanos comenzó a salir del Aeropuerto Internacional Daniel Odúber en Liberia. El presidente Solís acompañó al primer grupo de migrantes.

El 15 de noviembre del 2015, Costa Rica comenzó a atravesar uno de los episodios migratorios más complejos: la aglomeración de migrantes procedentes de Cuba en la Frontera Norte, quienes pretendían seguir su paso hacia los Estados Unidos.

El Gobierno comenzó a conversar con las autoridades de la región para facilitar en primera instancia el recorrido de esta población hacia el país norteamericano y ello provocó que, al cierre del 2015, Costa Rica decidiera abandonar la mesa política del Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

El 12 de enero del 2016, comenzaron las operaciones de los vuelos para sacar a los migrantes cubanos del país, en un período que tardó aproximadamente 2 meses, para que llegaran a países como El Salvador, Guatemala o México y ahí continuar su trayecto a Estados Unidos.

Esta decisión obedeció a la negativa de Nicaragua de abrir las fronteras para el paso de la población migrante.

Pese a los esfuerzos por sacar a los migrantes del país, un grupo de africanos y cubanos se agrupó el 13 de abril en Paso Canoas, lo cual significó otra atención por parte de las autoridades. El Gobierno señaló que, si no cuentan con el permiso para estar en el país, se tomarían las decisiones correspondientes de detención e inclusive, deportación.

Otros aciertos: el manejo de la política económica, la estabilidad en el tipo de cambio y los indicadores macroeconómicos.

DESACIERTOS

Desplante en la ONU

La Asamblea Nacional de la ONU nunca será olvidada por Luis Guillermo Solís.

Luis Guillermo Solís viajó a mediados de setiembre a la ciudad de Nueva York para participar en la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU).

Solís llevaba en su mensaje hacia la organización internacional la necesidad de integrar la labor de las mujeres dentro de la sociedad, así como reducir la brecha y conseguir la paridad de género.

Sin embargo, esa no fue la noticia que se generó Costa Rica en su participación en la Gran Manzana, sino lo que había hecho horas antes.

El primer discurso que se iba a dar en la ONU era el del presidente de Brasil, Michel Temer, quien había asumido recientemente ante el “impeachment” hacia la exmandataria Dilma Rousseff.

La delegación de Costa Rica, encabezada por el presidente Solís, la Primera Dama de la República, Mercedes Peñas, y el Canciller Manuel González, se levantaron para no escuchar el discurso y se retiraron de la sala principal.

El hecho causó polémica y críticas debido a que entre los países que también se habían levantado estaban Nicaragua, Venezuela, Cuba, Ecuador y Bolivia.

Este evento causó un revuelo y opinión pública durante más de un mes, más cuando el presidente Solís publicó en el Diario Oficial La Gaceta que los memorandos con los informes de la Embajada de Costa Rica en Brasil eran de “reserva”.

Además de ello, el Canciller fue llamado a rendir cuentas a la Asamblea Legislativa y sus mensajes, según los expertos, no tuvieron mayor contenido que el que ya se sabía.

Por último y para terminar con ese capítulo, salió a relucir semanas después un WhatsApp del ministro de la Comunicación, Mauricio Herrera, en el cual daba órdenes e instrucciones a los diputados del Partido Acción Ciudadana (PAC) sobre cómo le debían responder a la prensa. 


Descoordinación con la Asamblea Legislativa

El ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro, durante su participación el 10 de agosto en la Asamblea Legislativa.

En cada uno de los eventos a los que el presidente Solís asistía, desde agricultura hasta los discursos de los acontecimientos masivos en los que participó, como el 15 de Setiembre o el 25 de Julio, solicitó el paquete tributario.

Al respecto, los expertos aseguran que la forma cómo lo hacía no era la más óptima y que el Ejecutivo pintaba escenarios apocalípticos.

Según los expertos, eso impactó en el ánimo e interés de que los diferentes actores dentro de la Asamblea Legislativa no quisieran discutir el paquete tributario y otros proyectos a cargo del Poder Ejecutivo.

Sergio Araya rescató que la decisión de avanzar en la aprobación del Proyecto de Lucha contra el Fraude Fiscal se consiguió más por un acuerdo con las bancadas legislativas que por la misma coordinación con el Ministerio de la Presidencia.

Diputados de la Asamblea Legislativa de oposición han criticado a lo largo del año la ausencia de una figura del Gobierno en la interlocución en el manejo de los temas más prioritarios dentro del Plenario.

Los legisladores aseguraron que hay desmotivación porque el Poder Ejecutivo se concentró más en impulsar primero las iniciativas de nuevos impuestos por encima de proyectos para contener el gasto, por ejemplo, el de empleo público.

Los analistas aseguran que las valoraciones negativas de la ciudadanía hacen que las noticias positivas, entre ellas, la reducción en el gasto anunciada por el Ministerio de Hacienda, sea minimizada.

No aumentar presupuesto a la Seguridad

Luis Guillermo Solís y Gustavo Mata, presidente y ministro de Seguridad, indicaron que no descuidaron la seguridad pública pese a que no le aumentaron un solo colón al Presupuesto de 2017.

El Ministerio de Hacienda presentó el 1 de setiembre el Presupuesto Ordinario de la República 2017 por un monto de ¢8,96 billones.

Sumado a ello, el Gobierno insistió en sus discursos sobre la necesidad de contar con el Impuesto a las Sociedades Anónimas para que la Seguridad Pública cuente con más presupuesto ante el deterioro que se dio sobre la violencia en el país.

Pese a los constantes discursos que brindó el Poder Ejecutivo previo a la presentación del discurso, decidieron no aumentar ni un solo colón el plan de gastos de la cartera de la Seguridad.

Es decir, el Presupuesto para esa cartera destinado al 2017 es de ¢219.767 millones, el mismo monto que se destinó para el 2016.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) prevé que el año haya finalizado entre 575 y 580 homicidios este 2016, lo cual lo convierte en el año más violento de toda la historia.

Inclusive, un estudio realizado por la firma Demoscopia colocó la seguridad como el principal problema que aqueja a la sociedad.

Para el analista político Vladimir de La Cruz, hay muchos temas pendientes en este cargo, pero calificó como acierto la labor del actual ministro, Gustavo Mata, en la atención y combate a la seguridad y al narcotráfico.

Entre otros de los desaciertos citados por los analistas, se encuentran la nula ejecución del Gobierno en los proyectos de obra pública y las pocas acciones para reducir el desempleo en Costa Rica.

El 2016, se catalogó como el año más violento en homicidios en la historia del país.


Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR