Jueves 22 de Junio, 2017

La infección por el virus del zika no deja de sorprendernos. Cuando apareció la enfermedad en algunas islas de la polinesia francesa y luego con fuerza en el noreste del Brasil, se creyó que era benigna, y por lo tanto, despertó pocas preocupaciones Muy pronto, sin embargo, comenzaron las notificaciones de que en ocasiones provocaba infección fetal y lo peor, anomalías neonatales como microcefalia. Luego se supo que el virus ocasionaba trastornos neurológicos severos, entre los se que destacó el síndrome de Guillian Barré.

También diversos investigadores descubrieron que había transmisión sexual, aparte de la conocida y más frecuente vía vectorial (el zancudo Aedes aegypti), además de la vía materno-fetal. En infecciones sistémicas, la replicación del virus se ha encontrado en numerosos órganos, como el cerebro, la placenta, ojos, ovarios, al igual que en las secreciones vaginales y el semen.

Ahora tenemos un informe aparecido en una revista científica muy importante (Science Advances) que describe el hallazgo realizado por investigadores de la Universidad de Yale, sobre la capacidad del virus zika de producir atrofia testicular en monos. La investigación, conociéndose previamente que el virus persiste por meses en el semen de los humanos, luego de la infección, trató de responder que sucedía después de dicha persistencia viral.

Para ello los investigadores inocularon cepas no letales del virus zika por vía subcutánea en ratones, encontrando replicación del virus en los testículos, especialmente en las células productoras de testosterona (llamadas células de Leydig), así como en el epidídimo, sitio en el que se almacena el semen.

Lea: ¿Engañaron en París a los líderes mundiales con datos falsos sobre el calentamiento global?

A los 21 días después de la inoculación a los ratones, con sorpresa los investigadores notaron que los testículos de dichos animales, eran significativamente más pequeños que los ejemplares que habían servido de testigos, determinado tanto en peso como en longitud. Se había producido una atrofia testicular progresiva. Es de presumir que tal atrofia, conduciría a un decrecimiento de la fertilidad en los varones.

Desde hace ya bastante tiempo se conoce que algunas infecciones virales, como en el caso de paperas (parotiditis), pueden tener efectos negativos sobre la producción de testosterona y la espermatogénesis. Precisamente, dicha acción deletérea se produce en las células de Leydig, sitio en donde la investigación que estamos comentando, encontró replicación del virus zika.

Se requerirá de futuros estudios longitudinales para darles seguimiento a cohortes de varones infectados con el virus del zika, a fin de demostrar, como dicen los autores del artículo que estamos comentando, el impacto verdadero de dicho agente causal sobre la fertilidad, aparte de otras posibles complicaciones.

En alguna de las publicaciones de difusión popular que hemos publicado sobre el zika, comentábamos que era de esperar, nuevas y desagradables sorpresas por parte de esta nueva virosis. Hoy repetimos lo mismo.

¿Qué falta por descubrirse acerca del zika? No habrá que esperar mucho tiempo para saberlo, de eso estamos seguros.

 



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR