Sábado 23 de Setiembre, 2017

Científicos costarricenses descubren bacteria en garrapatas que provoca muerte a personas

Sharon Cascante Lizano17 de julio, 2017 | 04:32 PM

Un grupo de microbiólogos de la Universidad de Costa Rica (UCR) identificaron, por primera vez a nivel mundial y en suelo nacional, una nueva bacteria del grupo de las Rickettsias, considerada actualmente como una de las más dañinas para el ser humano.

Esta especie se conocerá como “Candidatus Rickettsia nicoyana”, nombre que la comunidad científica internacional aprobó debido a que fue hallada en la garrapata de un murciélago procedente de Nicoya, en Guanacaste.

A la bacteria la aislaron mediante técnicas moleculares en el Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales (CIET) de la UCR, luego de un trabajo que realizan desde 2008 en el tema de Rickettsias.

Este género bacteriano se caracteriza por ser un parásito intracelular, y habitar en animales invertebrados como piojos, pulgas y garrapatas, los cuales infectan a las personas.

Lea: ¢25,7 millones le costará a CNFL reubicar postes en Escazú

Actualmente, existen 32 especies de Rickettsias registradas en el mundo, además, unas 20 “Candidatus”. De ellas, 22 son peligrosas para las personas y pueden causar diversas enfermedades.

Uno de los tipos más conocidos es la Rickettsia rickettsii, transmitido por garrapatas, presente en Costa Rica y la que, si no se trata a tiempo, ocasiona la muerte.

Adriana Troyo, investigadora del CIET, explicó que la detección de la UCR permite el fortalecimiento científico internacional y, a la vez, convierte a Costa Rica en el primer país de Centroamérica y el Caribe en identificar un nuevo tipo de Rickettsia en una garrapata suave.

Además, esto permitirá iniciar una serie de acciones que se orientan a vigilar el comportamiento que puede tener la bacteria descubierta al entrar en contacto con personas y animales.

“Las Rickettisias son un grupo de bacterias potencialmente patógenas para el ser humano. Aún no sabemos si la “Candidatus Rickettsia nicoyana” puede enfermar a las personas, pero identificarla es el primer paso para lograr vigilarla. Hay casos de bacterias como la Rickettsia parkeri, que fue descrita hace décadas, pero después se descubrió que infectaba a la gente y causaba cuadros de fiebre. Por lo tanto, este nuevo descubrimiento no puede pasar desapercibido”, mencionó.

El grupo de la UCR, además de descubrir el microorganismo, logró su crecimiento en células Vero o células de riñón de primate en el Laboratorio de Virología del CIET-UCR.

En nomenclatura científica hay un criterio de prioridad. El primero que le ponga el nombre es el válido. Ahora solo falta describir la nueva bacteria para que desaparezca el “Candidatus”. En la imagen, la Dra. Eugenia Corrales, parte del equipo.

El biotecnólogo y biólogo molecular del Centro, Rolando Moreira, señaló que aislar la bacteria en un cultivo celular es necesario para tenerla pura o sin contaminación de otros microorganismos.

Esto tiene el objetivo de realizar pruebas de patogenicidad para conocer si la bacteria detectada puede infectar y reproducirse en mamíferos.

“Hay Rickettsias que no son capaces de aislarse en un laboratorio, porque no crecen en células que no sean específicas de su animal o insecto. En este caso, tenemos una Rickettsia que, aunque proviene de una garrapata de murciélago, está logrando reproducirse e infectar células de riñón de primate. Esto quiere decir que es una potencial bacteria capaz de reproducirse en las células del ser humano”, aseveró.

Añadió que la bacteria tiene características que la hacen miembro del grupo de las fiebres manchadas, que son las más perjudiciales y las que generan altas fiebres y sarpullido en las personas contagiadas.

Además del descubrimiento de la bacteria, el aporte científico se acompaña de la detección, por primera vez en Costa Rica, de una especie de garrapata llamada Ornithodoros knoxjonesi.

“Identificar la garrapata fue un reto importante. Las garrapatas de donde proviene la 'Candidatus Rickettsia nicoyana' se encontraban en etapa de larva, con un tamaño aproximado de un milímetro. Esto hacía muy complicado su identificación. Por eso, se nos ocurrió hacer una amplificación genética y estudiar la secuencia de su ADN. Con ayuda de colaboradores internacionales, junto con una larva encontrada en Nicaragua, se logró identificar la especie”, dijo Troyo.

La científica agregó que ahora realizarán infecciones en las células Vero en diferentes temperaturas, pues es uno de los factores que afectan el crecimiento de las bacterias, incluso si la “Candidatus Rickettsia nicoyana” no crece a 37 grados, que es la temperatura del cuerpo, posiblemente no será un patógeno mortal, sin embargo, eso debe descartarse.

Fotos cortesía de la UCR



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

james (17/07/2017)

Hola, Soy James Loan Funds, el propietario legal de un préstamo rápido y Emitir préstamos a corto y largo plazo a todos los particulares Y hombres de negocios / mujeres cualquier persona interesada debe contactar para más De la Empresa: [email protected] Perdón por haber molestado tu tiempo. Esta es una Organización Financiera de Préstamos; Estamos especializados en financiamiento Y oferta de préstamos @ 3% a personas y empresas interesadas Que buscan asistencia financiera y crecimiento de negocios o negocios Fondo de expansión. Ofrecemos préstamos con una garantía fiable a todos nuestros Solicitantes calificados: [email protected]