Martes 12 de Diciembre, 2017

Supuesta difamación lo tiene atado a juicio desde hace 5 años

Edgardo Araya, diputado del Frente Amplio, indicó que Industrias Infinito no muestra interés en llegar a una sentencia.
Adrian Galeano17 de noviembre, 2016 | 06:43 PM

Desde hace más de 5 años, el diputado del Partido Frente Amplio (FA), Edgardo Araya, se encuentra atado a un juicio del que ya quisiera salir, sin embargo, este caso se ha venido alargando por una empresa que pareciera no estar interesada en ganar la demanda, sino en sacar de quicio al legislador.

Se trata de la empresa Industrias Infinito S.A., ente corporativo relacionado con el sonado caso de la minería a cielo abierto en Crucitas de Cutris San Carlos, que para el año 2010 defendía una declaratoria de interés público, la cual concluyó con una anulación del contrato que existía entre el Estado y la empresa.

Lea: Ausencia de Industrias Infinito retrasa juicio en contra de diputado del FA

Durante ese caso, Araya precisamente rindió una declaración ante el Tribunal Contencioso Administrativo en contra de dicha declaratoria, lo que fue tomado por la empresa como un acto de difamación, por lo que decidieron demandarlo el pasado 26 de julio del 2011, interponiendo una acción civil por ¢500 mil.

“Lo que sí puedo decir es que fue una declaración dada al arranque en el juicio contencioso que terminó con el asunto de la nulidad de los permisos, fue una declaración que hice por una gestión que hicimos en el juicio, y que la empresa consideró que eran ofensivas y les causaban algún daño”, acotó. 

A partir de ahí inició un largo y tedioso proceso judicial, el cual explicó Araya, fue interrumpido al menos en 4 ocasiones, pues en la tarde antes del juicio alguno de los representantes de la empresa se incapacitaba, por lo que la audiencia tenía que ser suspendida y reprogramada.

Ningún representante de Industrias Infinito se presentó al juicio de este jueves.

Precisamente, el 18 de agosto del 2014, el legislador decidió renunciar a la inmunidad que ostentaba como diputado para así agilizar el proceso legal, el cual ya se había retrasado demasiado desde su punto de vista.

Un año después de esta acción, la Sala Tercera ordenó la prescripción del caso, sin embargo, Araya fue claro al decir que deseaba que el proceso continuara, pues quería demostrar su punto, que la empresa jamás tuvo un interés real en llegar a una sentencia.

Un nuevo capítulo se escribió este jueves, pues el juicio fue reanudado por la Sala Tercera, pero para sorpresa de muchos, pero no para Araya, la parte querellante ni se presentó ni justificó su ausencia.
 
Ante esto, el legislador y sus representantes pidieron que se desestimara el caso, sin embargo, Carlos Chinchilla, presidente de la Sala Tercera, indicó que se daría un plazo de 48 horas para que Industrias Infinito justificará la no presencia.

“Lo que le dije a los señores de la Sala Tercera es que queremos que se termine, queremos que este juicio que empezaron ellos, lo terminemos, que se llegue a una decisión definitiva. No puede ser que a un ciudadano lo tengan tantísimo tiempo en un procedimiento así, a pesar de que nosotros hemos hecho todo el esfuerzo porque el juicio se lleve adelante. Esta es como la quinta vez que se hace y que la otra parte no llega, me siento un poquito decepcionado porque yo quería irme para la casa y continuar con mi trabajo”, explicó este jueves.

No será sino hasta el próximo lunes 21 de noviembre que el legislador del Frente Amplio se entere de si debe escribir un nuevo capítulo sobre este tedioso proceso o si de una vez por todas podrá poner el punto final.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR