Jueves 05 de Diciembre, 2019

Campaña electoral municipal y sus opciones

21 de noviembre, 2019

Sergio Araya Alvarado / politólogo

[email protected]

A propósito de la campaña electoral municipal actualmente en desarrollo, las y los costarricenses tienen la opción de conocer a las personas que aspiran a representarles en los órganos del poder político local y que hoy aparecen enarbolando banderas partidarias de distinto color. Y en ese proceso de reconocimiento existe también la posibilidad de conocer lo ofrecido por aquellos a cambio del sufragio buscado.

El contenido de la propuesta electoral de cada partido político, verbalizado a través de sus candidatos y candidatas a los diferentes cargos, pero especialmente focalizado en la figura de quien propende por la Alcaldía o la Intendencia, según corresponda, no es un asunto menor o cosmético. Técnicamente es la esencia misma que alimenta la lógica subyacente al sistema electoral en un régimen de corte democrático.

En lo concreto, es la razón de ser que permite la conexión entre ciudadanía y actores políticos, en una coyuntura histórica específica, situada espacialmente en el periodo de campaña electoral.

Mediante las propuestas programáticas englobantes de posiciones y sustentadas en principios y valores determinados, cada agrupación, por medio de sus candidatos y candidatas, procura convencer a la mayor cantidad de personas electoras, a efecto de conseguir su respaldo en las urnas, mediante lo cual legitimen su poder político.

Empero, tal acción genera una reacción. No es algo unilateral. Una vez alcanzado el cargo por el que se compitió, cada actor político, convertido en titular de autoridad política pública formal, está éticamente comprometido a concretar, desde su posición de poder, lo ofrecido en contraposición al voto obtenido.

No hacerlo del todo, o hacerlo a medias, implica un desgaste de la legitimidad de inicio producida por el apoyo electoral conseguido, afectando su respaldo y condicionando su margen de maniobra en el día a día de su gestión al frente del poder político detentado.

Pero, además, la desconexión entre oferta electoral y conducción política real comporta una trascendencia mayor. A saber: de forma imperceptible erosiona la credibilidad social en el sistema político que sirve de marco a la dinámica política antes descrita.

Y si este fenómeno es recurrente, la erosión será paulatina y sostenida, hasta cruzar un umbral sin retorno, caracterizado por la conversión sistémica estructural. En ese escenario límite, no existe garantía de un cambio cualitativo de signo positivo.

En un contexto sociohistórico donde se combinan una preocupante tendencia a la pérdida de la afección ciudadana al sistema democrático en la sociedad costarricense, con dinámicas de descontento social, traducidas en explosiones violentas de actores sociales a manera de protesta, observadas en diferentes países de la Región, deviene en estratégico y fundamental volver sobre el tema de propuesta programática de carácter electoral.

En el presente momento, su abordaje no se circunscribe al ámbito estrictamente formal o legal, ni tampoco el riesgo se limita a poner en entredicho la credibilidad de candidatos o partidos políticos en particular: lo que está en el quid del asunto es la perdurabilidad misma del sistema político democrático.

En esta coyuntura, deviene en un asunto de primer orden que cada partido político y sus respectivos aspirantes a cargos de elección municipal planteen, con seriedad y sentido de trascendencia, lo que configura su razón programática en el vigente proceso electoral.

Interrogantes que no pueden ser atendidas con vaguedad, simplismos y mero cálculo electoral.

Escuchando espacios de debate o entrevistas concedidas por medios de comunicación, se advierten por no pocos candidatos y candidatas, respuestas a tales preguntas, sumamente débiles, vulnerables y carentes de la comprensión de su relevancia implícita para el sistema político mismo.

Es entonces pertinente hacer un alto en el camino y, de cara a su aporte para la oxigenación del sistema, que cada persona y colectivo, con sincera capacidad de autocrítica, responda, al menos lo siguiente:

1.    ¿Por qué aspiro?
2.    ¿Qué ofrezco?
3.    ¿Hago un aporte constructivo con mi participación al sistema político o más bien contribuyo a su descrédito?

Será el propio sistema democrático el que espera con ansia y esperanza, respuestas honestas e impregnadas de un genuino patriotismo, en aras de su sostenibilidad.

En este tipo de acción radica la diferencia entre el discurso vacío de contenido y un auténtico compromiso con el país y su democracia.

*Politólogo



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

toy blast levels (03/12/2019)

The sites are accessible for utilize yet a large portion of them are non-utilitarian. On the off chance that you are sufficiently fortunate to locate a working site it may have bugs and different issues. It is in this way encourage to utilize the SMS aircraft application in your gadgets. https://www.apkguides.com/toy-blast-guide.html

Jimmy Kimmel Net Worth (22/11/2019)

He had a normal visitor spot on the prevalent "Kevin and Bean Show" on the station for a long time, and afterward moved to TV in the late 90s. He was the comic foil to Ben Stein on the Comedy Central game show, "Win Ben Stein's Money" from 1997 to 2001, and won an Emmy for his work in 1999. He likewise co-facilitated "The Man Show", and co-made and performed on "Wrench Yankers", with Adam Carolla.

car dealerships for people with bad credit (22/11/2019)

While scanning for this you should counsel one of your neighborhood educated vehicle advance consultants who can guide you in the better path go for the individual that has been working in the market for a long time. Actually most vehicle vendors who market"0 Down Auto Loans" need you to be qualified for their autos without a store program.